La energía y el futuro están en tus manos

Imagina que no hay electricidad: perderíamos de golpe la hoy tan necesaria conectividad, se paralizaría la industria, los servicios de urgencia colapsarían, cerrarían aeropuertos y supermercados. Los sistemas políticos y económicos quedarían en shock dando rienda suelta a la rebelión y el caos. En lo cotidiano sólo hay que pensar en las experiencias vividas los días posteriores al 27 F.

La energía, así como el agua, es tan relevante en la vida moderna que de ella depende el confort y calidad de vida de la gente. Es imposible concebir el mundo de hoy sin energía. La sola idea de un blackout absoluto y global hace pensar en una especie de apocalipsis. 

Son innumerables las maneras en que el rubro energético se hace presente en nuestras vidas y nos interesa comprender cómo opera su estructura, complejidad y como se relaciona con la comunidad. ¿Cuáles son las políticas públicas? Hoy por primera vez existe un plan -Energía 2050-  que busca planificar, anticipar y conversar sobre la energía, cuánto necesitamos, cómo la producimos, cuánto vale, quién la distribuye, pero pensando a largo plazo, es decir, a lo que queremos el 2050.

Ante un tema que nos afecta a todos, la comunidad debe cumplir un papel participativo, exigente, y con altura de miras; pero para ello es necesario conocer e informarse sobre la situación en su conjunto. 

¿Cómo nos educamos para entender la complejidad de mantener nuestra vida moderna tal como la conocemos conservando nuestro entorno limpio y saludable?

Bajo esa premisa, el Ministerio de Energía y la Universidad de Concepción crearon el proyecto “Biobío La Energía de Chile 2015” con el desafío de educar, decodificar y divulgar el conocimiento científico y técnico del tema energético y su incidencia en el desarrollo sostenible al que aspira el país. Gracias a la participación del Centro Interactivo de Ciencias, Artes y Tecnología CICAT, el Centro de Ciencias Ambientales EULA, TVU y el Diario de Concepción, la iniciativa incluye formación de profesores, monitores en aula, muestras interactivas, un libro sobre la realidad regional, un programa de televisión (ON/OFF al aire en octubre) y una serie de doce suplementos semanales, cuya primera edición está en sus manos.