Sergio Camus A través de los niños se puede generar una cultura del cambio

El Seremi de Educación de la Región del Biobío comentó la presencia del tema energético en las escuelas y liceos. Además sostuvo que de resultar exitoso el programa de actualización de conocimientos, este se podría ampliar a toda la zona y al resto del país.

La unidad de energía es parte de los contenidos que se pasan en la asignatura de Ciencias Naturales en 5, 6 y 8 básico. Allí el plan de capacitación del programa “Bío Bío la energía de Chile” permitirá que el proceso de aprendizaje sea más efectivo. Es por ello que en la secretaría ministerial de Educación vean la iniciativa con buenos ojos. 

“Entre los objetivos está que el uso de energías alternativas sea cercano a los alumnos. Ello sin perjuicio de intensificar la importancia de su buen uso. Hoy la sociedad es dependiente casi en un 100% de los distintos procesos que mueven la industria, que alimentan los medios de comunicación, el transporte y que proporcionan el bienestar de la población en su conjunto. Es un tema de tanta relevancia que no puede estar ausente en las mallas curriculares”, comentó el Seremi de Educación, Sergio Camus.

“El actual plan de capacitación desarrollado por Cicat bien podría ser aplicable al conjunto de la educación municipalizada de la Región del Bío Bío y, por qué no, a nivel país. En esta zona hay cerca de 15.800 profesores en sistema público, de los cuales unos mil se desenvuelven en el área de las ciencias para el segundo ciclo básico. Para ellos esta es una bonita oportunidad de hacer sus clases más entretenidas y con buenos resultados”, comentó la autoridad. 

En este caso el énfasis está puesto en los conocimientos sobre distintos tipos de energía, su uso y sus beneficios. Pero hay aspectos complejos como el tema político, macroeconómico o el cuidado del medioambiente. 

¿Hay espacio para ese tipo de temáticas en la educación escolar?

Esos temas son parte del proceso de instalación de competencias en las futuras generaciones en cuanto a que no se trata solo de la generación de energía sino también de su uso y de sus implicancias. La sociedad requiere dar un salto que permita cuidar el medioambiente y mejorar las condiciones actuales del planeta, pero también hay que dar cuenta del rendimiento energético que la vida moderna exige. 

¿Hay interés de parte de niños y jóvenes, o también existe la necesidad de instalar la energía entre sus inquietudes cotidianas?

Hay mucho interés. En todas las experiencias sobre energía o cuidado del medioambiente ellos son absolutamente receptivos, y no solo lo reciben de buena manera, sino que además son capaces de transferirlos a sus respectivas familias generando una cadena virtuosa que permite adoptar una cultura de cambio sobre el tema energético.

¿Existen otras instancias educacionales para potenciar el tema energético en las respectivas mallas? 

Hay experiencias de ese tipo, aunque con un enfoque más ecológico. A través de una serie de talleres hemos instalado temas y problemáticas como la autosustentabilidad. Distintos municipios han participado de esos programas y sus establecimientos reciben una certificación del Ministerio de Medioambiente que ha resultado ser motivo de alegría y orgullo.