Una radiografía a la industria local

Nuestra zona muestra una diversa y potente actividad productiva, la cual se ha visto afectada por el mercado internacional y la baja competitividad que genera el alto costo de la energía en Chile.

Actualmente la Región del Biobío tiene alrededor de dos millones de habitantes, distribuidos en las provincias de Concepción, Arauco, Biobío y Ñuble; siendo la segunda más poblada del país después de la Metropolitana. Para fines del 2011 aportábamos al Producto Interno Bruto en un 8,7% y al total de exportaciones del país en un 6,8% (2011). Desde entonces se apreció un aumento de la fuerza de trabajo en un 4,6% y la ocupación en un 4,8% para el año siguiente.

Una región pujante, sin duda, afectada todavía por el 27-F, una de las máximas catástrofes naturales que azotaron al país en su historia reciente. Los cimientos de esa impronta se basan en sus recursos naturales y su infraestructura industrial; la cual es notoriamente variada e imponente. Fábricas, faenas, centrales, turbinas, chimeneas, generadores, sistemas de transporte, motores y engranajes son parte de la identidad local y del paisaje cotidiano del Gran Concepción.

Alrededor del Bío Bío hay una rica industria energética; con embalses, represas, centrales térmicas, y decenas de proyectos de energías renovables, desde mini hidros a parque eólicos. Esa energía es la sangre que alimenta al resto del cuerpo industrial de la Octava Región, y también a otras ciudades del país.

Allí coexisten dos gigantes nacionales como Colbún y Endesa, además de decenas de inversionistas privados. Pero en la actualidad ese rubro se ha hecho insuficiente para impulsar la economía, lo que hace urgente la implementación de nuevos proyectos que cumplan con las respectivas exigencias medioambientales. En Chile, el alto costo de la electricidad ha generado falta de competitividad en varias áreas de negocios, y es así como en el último tiempo hemos visto a casos como Huachipato, Asmar, Cementos Bío Bío y Enap pasar por varias vicisitudes y momentos complicados.