Bruno Günther: “La fórmula más efectiva de adquirir conocimientos es a través de la experiencia y la interacción con otros”

A fines de 1973, en una compleja realidad industrial, en la Región del Biobío, nació Turbomecánica dirigida por Bruno Gunther. Cuarenta y tres años de prestigio consolidan la extensa cartera de clientes de esta compañia, y su exhaustiva contribución a la comunidad la hizo merecedora de la distinción de la Cámara de la Producción y el Comercio de Concepción. El profundo compromiso con la educación en temáticas energéticas hicieron posible su participación en la muestra interactiva “La sorprendente historia de la energía eléctrica”, que alberga el Centro Interactivo de Ciencias, Artes y Tecnología CiCAT.

 “Don Bruno”, llamado así por sus colaboradores, accedió  esta entrevista, en la cual abarcó la muestra interactiva de CiCAT, su visión acerca de la educación basándose en  la experiencia y  los inicios de la empresa.

-¿Cómo surge la idea de ser parte de una muestra interactiva?

“Por mucho tiempo se mantuvieron en las oficinas de “Turbomecánica” algunas maquetas que permitían explicar algunos fenómenos relacionados con la energía, pero éstos sólo eran vistos por los trabajadores. Así, surge la necesidad de extender este conocimiento a niños/as, profesores/as  y familias. En el CiCAT se trabaja mucho con módulos y experimentos, permitiendo experimentando y creo que así el conocimiento se vuelve significativo”.

-En esa misma línea, ¿cuál es el compromiso de enseñar contenidos en el ámbito energético a los niños/as de la Región?

 “Esta empresa tiene un compromiso con la responsabilidad social y  es esa responsabilidad la que se ve reflejada en la muestra “La sorprendente historia de la energía eléctrica” que alberga el CiCAT. El tiempo destinado fue aproximadamente dos años y en lo personal no he visto algo similar en otro lugar”. Además, recalca su interés por extender los alcances de la energía eléctrica y su valoración a través de los recursos de “Turbomecánica” y los propios.

-¿Cómo visualiza la educación no formal que  imparte  el CiCAT?

“El hecho de que las personas puedan interactuar a través de un módulo o experimento y sacar sus propias conclusiones, promueven una apropiación del conocimiento. Las clases teóricas que son hechas en una pizarra y en las que no existen maquetas ni experimentación, están condenadas al fracaso porque requieren de mucha concentración por parte de los alumnos. La formula más efectiva de adquirir conocimientos es a través de la experiencia y la interacción con otros.  De hecho, hay algunos proverbios que así lo indican: “Lo que yo escucho, lo olvido. Lo que yo veo, puede que lo recuerde. Mientras lo que yo hago, lo entiendo”, expone el ingeniero.

También agrega que: “El hecho de que la persona pueda interactuar y que la experiencia sea personal y no una exposición de profesor al alumno, posee dos ventajas. La primera es que el conocimiento es mucho más perdurable y, la segunda,  es mucha más entretenido, ya que las personas no sufren al adquirir los conocimientos, sino todo lo contrario, disfrutan del proceso”.

Turbomecánica

- ¿Cómo fueron los inicios de la empresa?

 “Comenzamos con la fabricación de turbo máquinas de construcción soldada. Más tarde, bombas centrífugas, turbinas eólicas para extraer agua y turbinas hidráulicas para la generación de energía en áreas rurales.  Paralelo a eso,  se empezó a trabajar en asesoría técnica, es decir, en el análisis de falla. Hoy mantenemos un grupo de más de 80 colaboradores entre ellos ingenieros, inspectores y mecánicos”.

-¿A qué le atribuye el éxito de la empresa?

“La consolidación de “Turbomecánica” se debe a que en los últimos años se ha ido certificando en ISO 9001, definiendo su política de calidad como el compromiso permanente de todos sus trabajadores. Y, con ello, lograr una plena satisfacción en los clientes a través de la pronta entrega de soluciones y su integral asistencia postventa”.

Uno de los aspectos por los cuales esta empresa ha alcanzado su éxito es debido a la capacitación de sus trabajadores y, así mismo, a sus propios clientes. En ese sentido Gunther se refiere a los inicios de este proceso:

“En los 80’ nace la necesidad de asistir a la industria y entregar herramientas prácticas a los trabajadores del área mecánica, fue así como se generó este nicho laboral. Bajo una serie de ejercicios prácticos y maquetas se realizaron los primeros cursos, en esos años muchas empresas financiaron estas capacitaciones bajo la franquicia SENCE y así descontaron de los impuestos el valor de las clases. Las personas de la industria están acostumbradas a estar activas por eso es necesario que el conocimiento se genere a través de la práctica”.

-¿Cómo se desarrollan los talleres?

“Se basan en actividades prácticas, en la cual se entrega una pauta a los alumnos, la que deben leer para comenzar a realizar los experimentos. Más tarde deben completar las tablas y contestar las preguntas. Así, a través de la interacción de los participantes se generan las conclusiones. Creo que hacer talleres es una buena forma de enseñar, las personas aprenden mucho más y no se aburren, ya que están trabajando y eso permite que el conocimiento creado perdure en el tiempo”.

Al finalizar la entrevista, extiende la invitación a otras instituciones a sumarse a este tipo de proyectos y generar un aporte en las diversas áreas del conocimiento.